Educar para la Cultura Científica

  • Publicado en Blog

Doctoranda Sabina Ximena Inetti Pino. Educación Secundaria (ANEP), Uruguay. Instituto de Profesores “Artigas” (CFE/IPA), Uruguay. Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), Argentina. Comunicación presentada en la sección Pedagogía del II Congreso Iberoamericano de Docentes "Docentes frente a la Pandemia"

Resumen: En la actualidad se presenta un gran debate en relación a la gran brecha existente entre la Cultura Científica generada en los centros de investigación y su transferencia a los centros educativos primarios, secundarios y de formación docente. Una forma de lograr ese enlace, para fomentar la apropiación del conocimiento científico por parte de los alumnos y la sociedad en general, es incorporar la Educación en Cultura Científica en los programas educativos anuales.

Es por ello que en el presente trabajo me propongo analizar la importancia de la inclusión de la Cultura Científica en los centros educativos como eje educativo transversal. Si queremos más Ciencia, es necesario familiarizar a los docentes, alumnos, familias y a la población en general, tanto de sus resultados como en su forma de proceder. A mayor formación en Cultura Científica mayores serán las posibilidades para la participación ciudadana aplicando el pensamiento crítico y el conocimiento científico en la vida cotidiana.

Educar en el aula con materiales que promueven la Cultura Científica

Una forma de lograr estos fines es incorporar la cultura científica como eje transversal en nuestros contenidos para trabajar críticamente diversos problemas en el aula con el objetivo de que los alumnos encuentren soluciones para su presente y futuro (Martín; Osorio; 2012). Esto implica incorporar el pensamiento prospectivo en el aula para  que aprendan a tomar decisiones como ciudadanos, en relación a incidencia de la ciencia en la sociedad, creando un enlace desde la producción de conocimiento y su aplicación contextualizada (Monti; 2017). Es decir, si queremos más Ciencia, es necesario familiarizar a los alumnos y a la población en general, tanto de sus resultados como en su forma de proceder. A mayor formación e información mayores son las posibilidades para el cambio social (Pardo; 2014).

Teniendo en cuenta todo esto, es clave seleccionar materiales didácticos con contenidos que incluyan determinados constructos y procesos científicos que desafíen el análisis de la realidad (Miller; 2014). Un ejemplo de ello son los documentos periodísticos que unen el proceso de transferencia del conocimiento elaborado por los científicos con el receptor del mensaje que en este caso son los alumnos y sus familias (López Cerezo; 2011).

Es por ello que en los siete “Contenedores. Materiales didácticos para la Cultura Científica” (http://grupoargo.org/contenedores/) denominados “Los retos de la salud y la alimentación”, “Los desafíos ambientales”, “Las nuevas fronteras de la materia y la energía”, “La conquista del espacio”, “El hábitat humano”, “La sociedad digital” y “Otros temas de Cultura Científica” podemos encontrar excelentes ejemplos de materiales didácticos que tienen las características antes mencionadas y superan las fronteras entre disciplinas concentrándose en grandes temas que transversalizan los contenidos de cultura científica.  Son catalogados según la procedencia de la fuente, el contenedor, el tipo de documento periodístico y la forma en que abordan la investigación científica. Estos forman parte de un proyecto que lleva adelante el Profesor Mariano Martín Gordillo desde el año 2009 cuando nace la Comunidad de Educadores para la Cultura Científica (CECC).

Además, a través de los mismos se enseñan determinados conocimientos, actitudes como habilidades para afrontar la incertidumbre y hallar soluciones a problemas aún no planteados (Castro Martínez; Martín Gordillo; 2014). Ya que los alumnos tendrán que manejar sólidos conocimientos (técnicos, organizativos, científicos), información sobre fuentes externas, participar en procesos de generación de ideas y soluciones, tener creatividad, curiosidad e imaginación, ser capaces de conectar ideas, capacidad de observar, asociar y disociar, experimentar e innovar, entre otros (Castro Martínez; Martín Gordillo; 2014).

Ahora cómo dichos materiales didácticos nos permiten abordar los diversos tipos de investigación para promover la cultura científica. Para ello la selección del problema a analizar y su correlación con el contenido del artículo periodístico es fundamental para llevar adelante en el aula una micro investigación que se consolide con las actividades propuestas posteriormente.

Si deseamos realizar una micro investigación conceptual, un reportaje clave puede ser el denominado “Los museos en la era de las masas” publicado por el periódico “El País” de España, cuyos autores son Alex Vicente, Andrea Aguilar, Manuel Ángel García Vega, Cristina Giménez y lo podemos encontrar en el contenedor “El hábitat humano”.  En el resumen que se plantea en la “ficha de catalogación” se hace una breve presentación del tema a analizar: “A unos cientos de metros de las cuevas de Lascaux está su réplica, un espacio clónico en el que las visitas no deterioran las pinturas prehistóricas. Ese viejo debate entre el original y la copia ahora afecta también a los espacios expositivos, a las cuevas, a los museos, a los lugares de exhibición cultural que se debaten entre su función como espacios de conservación del patrimonio, como lugares de difusión cultural o como imanes para el turismo” (Martín Gordillo;2016). Por lo tanto, uno de los problemas a resolver desde los procesos de cambio conceptual es la “función del museo” en la actualidad.

Dentro del presente material didáctico seleccionado se encuentran varios  artículos  que presentan una breve introducción al problema de los museos, ya que muchos son una copia casi exacta de sitios arqueológicos, como por ejemplo de la “Cueva de Lascaux”, que se encuentra cerrada al público de masas. Lo que deriva en un análisis conceptual enfocado en si  realmente estos son museos, pues incluye un debate entre la autenticidad y la accesibilidad. Ante esto Susan Ades expresa que la réplica se puede tocar, facilita el acceso a las personas con discapacidad visual y permiten agrandar originales para observar diversos detalles. Por otro lado, se presenta la sensación de saber que te encuentras ante un original datado históricamente. Las distintas posturas derivan en una secuencia de preguntas para generar un conflicto cognitivo, entre las ideas previas de los alumnos y el nuevo contenido: ¿El museo no fue merecedor de confianza para que se le presentara el original?, ¿Se confunde la exposición con una tienda? ¿Se cree que se tendrán visitantes tan inmaduros que no se darán cuenta de la diferencia? ¿Conducirá esto a nuevos enfrentamientos entre el valor cultural y el comercial? ¿Son más rentables las exposiciones temporales que las permanentes? ¿Cambiar la escala de los museos para recibir a miles de personas por día es sustentable? Este proceso interrogativo genera momentos de comparación y asociación  conceptual para que el alumno encuentre contradicciones a nivel interno,  entre las nuevas explicaciones y sus ideas previas, y a nivel externo cuando tenga contacto con los puntos de vista de otros alumnos y/o Docentes. Luego las nuevas alternativas explicativas van a permitir la formación de nuevas estructuras mentales, con momentos de refuerzo, que a través de actividades permitan consolidar las estructuras adquiridas y así transferir los conocimientos recién incorporados a nuevas situaciones a resolver.

Si nuestro interés se centra en realizar una micro investigación empírica, otro reportaje puede ser el denominado “Por qué los tomates ya no saben a tomates” publicado por el periódico “El País” de España, cuyo autor es Manuel Ansede y lo podemos encontrar en el contenedor “Los retos de la salud y la alimentación”.  En el resumen que podemos encontrar en su “ficha de catalogación” se presenta brevemente el tema a analizar: “La presencia y el sabor no siempre van unidos en los tomates. Ahora ya se conocen las razones genéticas de esa discrepancia. Y ese defecto podría ser corregido con una técnica que permitiría hacer una suerte de mutaciones inversas que devolverían el sabor a los tomates”(Martín Gordillo;2017). Es entonces que uno de los problemas a resolver es qué hacer para que los tomates recuperen su sabor. La pregunta es abierta para contrastar los conocimientos de los alumnos con la realidad y obtener varias posibilidades de respuesta (Neida; Macedo; 1997). A su vez, en el presente artículo, desde el inicio se sitúa y delimita el contexto de análisis para  brindar una explicación a la pregunta lo más certera posible siguiendo una estructura de razonamiento lógica.

En primer lugar, se parte del problema por qué no hay tomates con gusto a tomate. Luego presenta a Granell, un  investigador que tratando de buscar posibles soluciones, logra junto a un equipo de científicos  secuenciar los genomas completos de 398 variedades de tomate y decodificar los trece compuestos químicos asociados al sabor. De esta manera se transfiere al alumno la importancia de la pregunta, del trabajo en equipo, la búsqueda de posibilidades y como veremos varias alternativas comprobables en la realidad. En segundo lugar Granell, propone dos posibilidades para recuperar el sabor de los tomates, siendo una de ellas la manera más rápida y sencilla con la revolucionaria técnica CRISPR capaz de cortar y pegar múltiples secuencias de ADN. En tercer lugar, Granell comprueba su  veracidad, pues probó varios tomates creados en su laboratorio.

En lo que respecta a la micro investigación creativa un reportaje puede ser el denominado “Arte e ciência: labirintos que se encontram”, publicado por el periódico “Labjor” de Brasil, cuya autora es Gabriela Frías Villegas  y se localiza en el contenedor “Otros temas de Cultura Científica”.  En la “ficha de catalogación” se plantea un resumen del tema a analizar: “La visita de un científico a un museo de arte contemporáneo o de un artista a un laboratorio de investigación pueden parecer excursiones exóticas para cada uno de ellos. Por ello los científicos del Instituto de Investigaciones Nucleares de la UNAM y los artistas de algunos Centros Culturales mexicanos decidieron extender puentes entre esas dos culturas y enriquecerse mutuamente al transitarlas. Así, han surgido varios proyectos conjuntos que demuestran que la creatividad es inherente a la ciencia y que la investigación científica es muy inspiradora para el arte” (Martín Gordillo;2015). Por lo tanto, el problema a resolver es cómo se construyeron esos puentes, entre la ciencia y el arte, teniendo en cuenta que en la investigación creativa la idea central es potenciar al alumno hacia el cambio de perspectiva promoviendo el pensamiento-acción, asociativo y de intuición con el contexto en el que se encuentra inmerso. En la secuencia del contenido se aprecia una gran oportunidad como modelo para comenzar a investigar creativamente en conjunto con las actividades propuestas en el material didáctico.

El artículo en su introducción recrea dos situaciones específicas. En la escena uno, un fìsico visita un museo de arte contemporáneo, y observa una obra sobre los átomos y sus partículas elementales. Luego de realizar la observación detenidamente  se va de la exposición pensando que hay errores conceptuales. En la escena dos, un grupo de artistas visitan un centro de investigación científica. Todos están muy entusiasmados y observan detenidamente el material radiactivo que se usa para la investigación, de color azul intenso, y que brilla en el fondo de un tanque. También le llama mucho la atención una nube de átomos que se representan en el laboratorio y varios frascos que contienen gases que simulan la atmósfera de otros planetas. Luego asocian los  átomos con bailarines, el color azul para una escultura, etc. En ambas escenas se observan problemas a la hora de comprender cómo perciben  la realidad los protagonistas. Para buscar una solución al mismo es necesario que los alumnos lo aborden desde un método cualitativo teniendo en cuenta el contexto  y delimitando su objeto de estudio.

Posteriormente, los científicos y los artistas decidieron discutir sus impresiones en una fiesta  juntos en igual proporción. De esta manera mediante el diálogo contrastaron sus propias ideas y percepciones realizando predicciones que derivaron en la toma de decisiones (Neida; Macedo; 1997). Por ejemplo, los científicos percibieron el arte contemporáneo no solamente como un producto de la inspiración sino que requiere de muchas horas de análisis para representar una idea profunda. Mientras que los artistas descubrieron que la ciencia requiere de mucha creatividad, estética e imaginación. Esto permitió el trabajo interdisciplinario entre ellos, formando grupos de estudio, para buscar otras formas de enseñar determinados temas, lo que permitió comparar los resultados obtenidos, facilitar el conflicto socio-cognitivo, elaborar conclusiones y realizar una  síntesis conceptual con propuestas novedosas como por ejemplo “La receta cósmica” o el “Universo y la cocina”.

Como mencionamos en  los materiales didácticos, también encontramos actividades que cumplen múltiples cometidos,  ya sea para abordar el análisis del artículo desde el método científico y así trabajar la adquisición de habilidades cognitivas concretas y abstractas y/o para  consolidar los nuevos conocimientos adquiridos. Esto permite reflexionar sobre una nueva  modalidad educativa en donde se enseña a pensar científicamente desde el aula en todas las disciplinas. Lo que implicaría una revalorización social de la Ciencia al alcance de todos.

En este punto, es necesario destacar el rol del Docente como director/tutor de cada micro investigación, monitoreando el proceso de enseñanza-aprendizaje con sugerencias y motivando con nuevos desafíos intelectuales.

Por lo tanto, los materiales didácticos de los “Contenedores” promueven la Cultura Científica a través de micro investigaciones  implícitas en textos periodísticos de excelencia académica. Ello tiene varias consecuencias de gran valor en donde se destaca  la Divulgación Científica como conector entre el ámbito científico-educativo-social,  la creación de igualdad en el acceso al pensamiento crítico y la posibilidad de transición hacia un nuevo paradigma educativo en donde la Ciencia se encuentra presente en todas las áreas del conocimiento.

Bibliografía

Castro Martínez, E.; Martín Gordillo, M. (2014); “Educar para innovar, innovar para educar”; Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación; Buenos Aires: OEI.

López Cerezo, J. A. (2011); “La cultura científica tiene un extraordinario valor práctico para mejorar la vida de las personas”; Proyecto Iberoamericano de Divulgación Científica- OEI

Martín Gordillo, Mariano (2006); “Conocer, manejar, valorar, participar: los fines de una educación para la ciudadanía”. Revista Iberoamericana de Educación, n.º 42.

Martín Gordillo, M.; Osorio, C.(2012); “Comunidad de educadores iberoamericanos para la Cultura Científica. Una red para la innovación”. Revista Iberoamericana de Educación, n.º 58.

Martín Gordillo, M. (2005). “Cultura científica y participación ciudadana: materiales para la educación CTS”. Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología y Sociedad, 6, pp. 123-135.

Miller, J. (2014);  “La importancia de la alfabetización científica cívica en un mundo just in time”;  En Laspra, B. y Muñoz, E. (Coord.) “Culturas Científicas e Innovadoras. Progreso Social”. Buenos Aires: Editorial Eudeba.

Monti, M.  (2017); “Promoción de la cultura científica: Evaluación de dos proyectos del área de ciencia de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura”; Salamanca: Universidad de Salamanca.

Neida, J.; Macedo, B. (1997); “Un currículo científico para estudiantes de 11 a 14 años”; Madrid: OEI – UNESCO/Santiago.

Pardo Avellaneda, R. ( 2014 ); “De la alfabetización científica a la cultura científica: un nuevo modelo de apropiación social de la ciencia”  En Laspra, B. y Muñoz, E. (Coord.) “Culturas Científicas e Innovadoras. Progreso Social”; Buenos Aires: Editorial Eudeba.

Otra bibliografía

Clacso TV; “Entrevista a Mariano Martin Gordillo”; “Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación”. Publicado 5 de marzo de 2015. https://youtu.be/rAZzxtTwpEs

Martín Gordillo, Mariano; “La ciencia, el futuro y las aulas”; Seminario Conacyt Paraguay; Publicado 31 de agosto de 2017.  https://youtu.be/_71U1IP5Mv8

Martín Gordillo, Mariano “Materiales educativos para la Cultura Científica”; Publicado 2 de octubre de 2011. https://youtu.be/lCvQj_9qARs

Martín Gordillo, Mariano; “Materiales didácticos”- “Contenedores” http://grupoargo.org/contenedores/

Documento en PDF

Modificado por última vez enSábado, 17 Julio 2021 14:50