Institucionalización de la ciencia valores epistémicos y contextuales: un caso ejemplar

Eulalia Pérez Sedeño (1)

La historia de la ciencia, como disciplina autónoma, aparece de la mano de autores como G. Sarton y de actos institucionales tales como la edición de la revista Isis, cuyo primer número se publica en marzo de 1913, y la fundación de la International Society for the History of Science en 1929. Desde entonces el desarrollo fue continuado, constituyendo un campo de interés propio que ofrecía numerosas oportunidades. La estructura de las revoluciones científicas de T.S. Kuhn, publicada en 1962, puso de manifiesto la relevancia de su estudio para otras disciplinas. Por ejemplo, la filosofía de la ciencia de corte positivista (que había aceptado la distinción tajante entre contexto de descubrimiento y contexto de justificación, reservándose éste último como campo de trabajo y dejando aquél para psicólogos, sociólogos o historiadores) enseguida aceptó la tesis lakatosiana según la cual "la filosofía de la ciencia sin la historia de la ciencia está vacía"; la historia de la ciencia sin la filosofía de la ciencia, está ciega"(2).

  • Publicado en Blog
Suscribirse a este canal RSS