Sociedad y sociedades del conocimiento

José Antonio López Cerezo. Universidad de Ovideo

La tecnología no es una fuerza irresistible de la que, en última instancia, siempre deba resultar un beneficio y a la que deba adaptarse una sociedad pasiva. Este es el que Lewis Mumford llamó "el mito de la máquina", un mito que ha estado cerca de poner fin a la vida humana en nuestro planeta. Como muestran los estudios históricos y sociológicos que veremos en los temas siguientes, el cambio tecnocientífico, aun sujeto a una cierta inercia de trayectoria, es también modelable con instrumentos evaluativos y regulativos adecuados debido a su carácter social.

  • Publicado en Blog

La sociedad del conocimiento como sociedad del riesgo

José Antonio López Cerezo

La sociedad del riesgo es, por decirlo así, el reverso de la sociedad del conocimiento, la cruz de la misma moneda. Es la mirada a las amenazas. Lo cual no quiere decir, desde luego, que sin conocimiento estemos mejor: el mal de las vacas locas, por ejemplo, no había llegado a España antes del 2001 simplemente porque no se había realizado una campaña seria de detección de la enfermedad.

  • Publicado en Blog

Científicos y estructuras de poder

Elsa Beatriz Acevedo Pineda

Profesora Titular del Departamento de Humanidades e Idiomas. Universidad Tecnológica de Pereira. Colombia

Sin duda alguna, muchos de ellos están en situación de aconsejar sobre decisiones con amplias implicaciones sociales y políticas. Al mismo tiempo, sin embargo, solo se les concede la libertad de tomar aquellas decisiones que han sido aprobadas políticamente o que pueden llegar a serlo
David Dickson

El estudio de las relaciones entre ciencia y política, no ha representado en nuestro medio una inquietud generalizada, no obstante, debería ser motivo de preocupación académica e investigativa, siendo objeto de una agenda de trabajo interdisciplinario, así como de un seguimiento específico, debido precisamente a la importancia que el mismo representa para el desarrollo de nuestros países.

  • Publicado en Blog

Institucionalización de la ciencia valores epistémicos y contextuales: un caso ejemplar

Eulalia Pérez Sedeño (1)

La historia de la ciencia, como disciplina autónoma, aparece de la mano de autores como G. Sarton y de actos institucionales tales como la edición de la revista Isis, cuyo primer número se publica en marzo de 1913, y la fundación de la International Society for the History of Science en 1929. Desde entonces el desarrollo fue continuado, constituyendo un campo de interés propio que ofrecía numerosas oportunidades. La estructura de las revoluciones científicas de T.S. Kuhn, publicada en 1962, puso de manifiesto la relevancia de su estudio para otras disciplinas. Por ejemplo, la filosofía de la ciencia de corte positivista (que había aceptado la distinción tajante entre contexto de descubrimiento y contexto de justificación, reservándose éste último como campo de trabajo y dejando aquél para psicólogos, sociólogos o historiadores) enseguida aceptó la tesis lakatosiana según la cual "la filosofía de la ciencia sin la historia de la ciencia está vacía"; la historia de la ciencia sin la filosofía de la ciencia, está ciega"(2).

  • Publicado en Blog
Suscribirse a este canal RSS